sábado, 3 de noviembre de 2012

Mania y repercusión en la pareja


(Trastorno afectivo bipolar, Angeles Lopez)

Durante la fase eufórica, es muy frecuente que el paciente -tenga pareja o no- tenga enamoramientos pasajeros plagados de exaltación e idealización que no conducen a ningún puerto.

Es la principal razón de que muchos bipolares terminen siendo infieles a su pareja en esta época, pero ¿alguien puede ser infiel cuando no es responsable de sus actos?

Durante la euforia, el bipolar tiende a alejarse de su pareja -en ocasiones denostándola- ya que la siente lejana y a veces partícipe de un complot contra su persona.

No es infrecuente el anuncio de que ha dejado de amar a su conyuge, recriminándole defectos que antes no le había mencionado y culpabilizándolo de todo (hasta de su propia enfermedad), de las pastillas, del trabajo perdido....

Segun D.S. Janowsky, el juego maníaco comporta cinco tipos de actos en el terreno de lo afectivo:

1- Manipulación del afecto de los demás
2- Puesta en duda de la vulnerabilidad de los demás
3- El rechazo de toda responsabilidad con el otro
4- El juego con los límites, que son puestos a prueba constantemente
5- El cuestionamiento del funcionamiento familiar

El acceso maníaco supone un ataque narcisista contra el cónyuge, al que se le niega toda consideración y al que el bipolar trata de evidenciar ante la sociedad como tiránico y rígido.

Mientras, al cónyuge le cuesta ver en ese comportamiento del bipolar la huella de la enfermedad, pensando "no es él, no es él....".

Actitudes de la pareja en fase maníaca:

Tiende a responder con dos actitudes claramente tipificables

- Pasividad, que enmascara una clara agresividad

- Ejercer control permanente sobre el bipolar, intentando obtener de él normas razonables, mediante la recriminación y/o la represión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada